PSICOTERAPIA ADULTOS


   En la psicoterapia tratamos aquellos malestares que presenta la persona en relación a sus pro-pios sentimientos, pensamientos y/o comportamientos. Cuando las personas sentimos necesidad de acudir a terapia frecuentemente se debe al hecho de presentar dificultades en una o varias áreas, como pueden ser:

 

- Ansiedad y estrés.        
- Depresión, bajo ánimo.
                                                                                                                                       
- Trastornos del sueño.  
- Agresividad.
 
- Ansiedad social.
- Pánico, miedos, fobias.
 
- Baja autoestima.
- Etc…
 

 

  • Otras veces tenemos pequeñas dificultades que, aun sin ser graves, sentimos que nos bloquean o dificultan ciertas decisiones.
  • Muchas otras veces no sabemos muy bien qué nos pasa o cómo explicarlo.   Sentimos un malestar con nuestra forma de ser o de actuar, sin saber por qué y sin saber ponerle nombre.
  • Igualmente, hay personas que acuden a terapia con el deseo de conocerse mejor a sí mismas o crecer en ciertos aspectos. Somos seres complejos y a menudo sentimos la curiosidad de profundizar en nosotros mismos.

   

Sea cual fuere el caso, la psicoterapia consiste en un proceso de autoconocimiento ayudado por un profesional, en el cual a través de diversas técnicas, se va poniendo poco a poco orden en este caos, facilitando la comprensión de ideas, emociones y acciones que habían sido confusas. Conduce a una sensación de alivio y autocontrol al capacitar a la persona para afrontar ansiedades y tensiones que habían sido evitadas. Conduce a nuevas oportunidades para aprender modos diferentes de pensar, sentir y actuar. En resumen, ayuda a la persona a entenderse, reconciliarse consigo misma y ser más dueña de sus propias decisiones.  

 

El cómo se consiga, así como la meta concreta a la cual llegar, depende del problema que plantee la persona así como los objetivos que ella misma se plantee, y en cuya definición jugará un papel el/la terapeuta, pero siempre siendo el cliente quien lleva las riendas.  

 

En nuestra forma de trabajo no tratamos problemáticas sino personas que atraviesan situaciones difíciles, y para ello utilizamos un ENFOQUE INTEGRATIVO QUE ENGLOBA TÉCNICAS VERBALES DE REFLEXIÓN Y ANÁLISIS, ASÍ COMO OTRAS MÁS VIVENCIALES Y CORPORALES O EXPRESIVAS, QUE AYUDAN A CONTACTAR CON LA PARTE MÁS EMO-CIONAL DEL SER HUMANO.

PSICOTERAPIA INFANTIL

   El desarrollo psicológico en la etapa infantil es fundamental en la evolución global del ser humano, ya que durante la infancia se asientan las bases del desarrollo posterior del individuo (lenguaje, cognición, habilidades motoras…) y se establecen los primeros vínculos afectivos con la familia, así como la socialización a través de la escuela y el grupo de amigos.
   Los problemas más característicos que aparecen en la infancia suelen ser:


          - Problemas relacionados con la adquisición de conductas básicas: lenguaje, autocontrol, auto-nomía, control de esfínteres (enuresis y encopresis), alimentación…


          - Hiperactividad y/o dificultades de atención, concentración y memoria.


          - Problemas del sueño: insomnio, pesadillas, terrores nocturnos, problemas a la hora de irse a dormir, despertar temprano…

 

          - Problemas de ansiedad: ansiedad por separación, fobia escolar, miedos…

 

          - Trastornos del espectro autista (TEA)

 

          - Problemas de conducta: oposicionismo, agresividad, rabietas, conducta desafiante, negativismo.

 

   En Wonderland utilizamos un ENFOQUE SISTÉMICO en la aproximación a la problemática de los niños y niñas; esto significa que entendemos al niño como un ser integrado en una serie de sistemas humanos (la familia, los amigos, el centro educativo), planteando las dificultades de un miembro del grupo como el resultado de todo el entramado de dinámicas de estos sistemas. Es por ello que la familia cobra un peso fundamental en la terapia infantil y es por ello también que consideramos de gran importancia la coordinación con otros profesionales que trabajan con el niño o niña de modo que, no sola-mente conozcamos mejor la naturaleza del entorno en que vive, sino que trabajemos conjuntamente por alcanzar ciertos objetivos.

 

 

 

SI TIENES DUDAS RESPECTO A LA NECESIDAD DE TU HIJO O HIJA DE INICIAR UN PROCESO DE

 

PSICOTERAPIA, PUEDES PEDIR UNA VALORACIÓN, TRAS LA CUAL TE DAREMOS NUESTRA

 

OPINIÓN Y PROPUESTA, QUE PUEDES ACEPTAR, RECHAZAR O POSPONER EN EL TIEMPO.

 

SABEMOS QUE INICIAR UNA PSICOTERAPIA NO SIEMPRE ES DECISIÓN FÁCIL, POR LO QUE NO

 

TEMAS PREGUNTAR SIN COMPROMISO.